"Agosto cotidiano en piel de toro"

Agosto cotidiano en piel de toro. 



Artículo publicado en el periódico digital "La Opinión de Trujillo" el 18 de agosto de 2014. 


La ingenuidad no es bien deseado ya que alimañas del bosque controlaban los epitafios de los hechos.
Que la ficción es reliquia y la hipertensión la provoca la realidad. Frecuencia y distorsión. Hipérbole irreal que puebla el barrio arrasado. Taquillazo inesperado del que arrostran los motivos de la desesperación, mientras la ficción se encarga de hacernos olvidar la pereza del porvenir.
La reconversión sectorial consigna los derrotados que quiebran el torso y se arrastran encadenados empujando la mole descomunal de un mamut gigantesco llamado España. Y resignados soportan el peso de las deudas y salvan almas pueriles, fanfarrones, alimañas y aprovechados sin más.
Descomunal valentía la que conllevan todos estos sufridores del país que nos lleva hacia el horizonte desconocido. Sin ellos, hubiéramos perecido en el camino por mucho político corrupto que exista, por mucha quiebra existencial y social que creen bajo trincheras de engaño.
Viajeros de turno de oficio que se encastan en una endogamia impura y así la puta se viste de meretriz, opera su teta y pone la cama con el traqueteo afirmativo de sentirse mancillada. El desarraigo democrático crece en los jóvenes paridos por la transición.
El verano es consuelo de ilusos y los truhanes son gente de bien, de tinto de verano y barra de firmamento.
Pero la impronta del escepticismo es cuna de luna de agosto. El verano es consuelo de ilusos y los truhanes son gente de bien, de tinto de verano y barra de firmamento. Verbena de subsistencia y el castillo de Trujillo como estandarte símbolo de resistencia. Ante la desmesura la indignada condena del trecho sencillo y fresca consigna.
Agosto cotidiano en piel de toro, arrasado el lamento mientras los gritos de inocentes víctimas son aniquilados en fronteras paridas del insulto del arrogante y el ébola sólo mata a la gente de buena fe.
Espero, queridos lectores, que sigan disfrutando de mi ausencia con el beneplácito de los rigores veraniegos. Hasta pronto.


Kerouac97@hotmail.com


Comentarios

Entradas populares