Ir al contenido principal

Algunos ingredientes para sobrevivir en temporada

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 10 de Septiembre de 2014


Como una bandera ondeando al viento, cortaba la ráfaga la violenta sentina de los pliegues al ceder ante la ausencia.
Así quizás se sentía. Mustio con la torpeza de una maceta en medio de un bosque. Frustrado como el que golpea al molino de viento y su impotencia es agravio para su ego, impidiendo el derribo y asestando un golpe sicológico al que tienta lo imposible. Pero el agua fluye y el sonido del cauce es balada de trompeta de la realidad agridulce de las ojeras de su cuerpo.
A pesar del camino constante y de los trenes perdidos, las estaciones surgen a cada paso inesperado y de nuevo, el viaje avanza con la constante del café humeante en el interrogante del ocaso y el dulce suspiro en la escarcha de la mañana.
Los años traspasan la frontera de los ciclos. Una nueva temporada comienza en la virtud del que descarga la ganga de sus prisas y carga de ilusiones el morral de su conciencia. Atentar contra la realidad dispersa y los malos augurios.
Enfrentarse a un nuevo ciclo post vacacional siempre es una lucha para muchos.
Enfrentarse a un nuevo ciclo post vacacional siempre es una lucha para muchos. La constancia de la humilde realidad con perentorios problemas acuciando el gaznate, son diatriba existencial que apura salud y nervios.
Nada mejor que acuñar el optimismo y también el escepticismo, como monedas de cambio para afrontar la nueva situación. Asimilar en lo posible la transformación y enfrentarse a ello con la mejor de las sonrisas, de nada sirve la oscuridad psicológica para avanzar en el desarrollo diario. Por tanto es una penuria la depresión que causa ruina.
Mezclen dicha componenda con algo de deporte y relaciones sociales. Obtendrán de esta mixtura la receta para alejar las borrascas de espíritu, afrontarán con mayor dignidad los desafíos cotidianos. Y por favor, espanten los males de sus congéneres.
Huyan de los malos augurios y de las personas que trasmiten ondas negativas porque serán la quiebra, la rendija por la que amortajen su mente. Conecten con alguna actividad que les relaje y motive. Será cauce que motive la creatividad.
No debo olvidar el disfrute y la intensidad de los momentos. Ser vitalista, risueño y por qué no, algo iluso y soñador, pero sin dejar de mantener el equilibrio con los pies en el suelo. Luego, cada cual que sazone y condimente, que endulce con los ingredientes y condimentos que más le satisfagan, porque, al fin y al cabo, somos individualidades con su propio carisma. Y no como en la película "La ciudad oscura" que los seres extraños querían hallar la fórmula del alma a través de la conexión de la comunidad.
Al darse cuenta de su error creyeron descubrir la verdad ensayando con los humanos. Descubrieron que el individuo tiene su propia alma y no puede generalizarse para supervivencia de su especie. Porque cada individualidad sumada a las otras forma la sociedad. Y cada elemento satisfecho será favorable para el conjunto porque tenderemos hacía el fin positivo de la comunidad, dotando de estabilidad al grupo y posibilitando la realización de derechos y logros para el bien común.
Les dejo pues hasta la semana que viene, disfruten de mi ausencia y descubran los ingredientes que les hagan sobrevivir en la temporada que comienza. Suerte pues queridos lectores con su análisis y la obtención de su logro, porque al fin y al cabo su receta será única.



Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …