Ir al contenido principal

Tridimensionalidad vital

Tridimensionalidad vital. Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 1 de Septiembre de 2014




El sueño come mi tiempo y espacio. La musa no viene a mi encuentro y me sumerjo en el delirium del que recibe a septiembre con sus ganas de otoño.
Y sin ambages la vida que vuelve a rezumar cotidianidad con el festivo estertor del verano loando y vitoreando a nuestra virgen victoriosa. Recuerdos de agosto, guié a unos amigos de la capital por las calles históricas de nuestra Villa y por el núcleo urbano.
Con el premio de una buena jornada, me sorprendí a mi mismo, creyendo que mi memoria placía dormida, la hallé levantada para la ocasión. Golpes de sucesos y anécdotas de regusto histórico para acompañar el viaje. Chanza y buena pitanza, como merecido premio.

Ahora que se acerca la festividad de nuestra matrona, nada más que un sencillo hecho para recordar el orgullo y alegría de espíritu al recorrer la epidermis de nuestra ciudad.
Conectado al sentimiento y al deleite de compartir un trozo de ti que es tu tierra, mi patria, aunque sólo sea sentimental. Porque las lindes fronterizas no van conmigo y entiendo que el hombre es libre y todo nacionalismo mal entendido coarta cualquier desarrollo o evolución, borrando cualquier empatía y vulnerando la percepción de la comprensión y su discurso social.
Así pues, engalanado estos días por el sabor de mi tierra, me congratulo con su festividad y les doy mi enhorabuena.

Con ello la cuesta de septiembre se hace menos dura, como sí a la subida por la cuesta de la sangre le hubieran quitado unos grados de inclinación haciéndola más liviana. Eso que aprieta y promete ser más caluroso el otoño que se aproxima, dejando a este suave verano con la inquietud del interrogante en la mirada.
La subida al Castillo será una bajada a la narcolepsia de los problemas. Y más de lo mismo: corrupción política bajo la moda de un apellido, en este casó la familia Pujol; la bochornosa e inquietante afrenta de sucesos que con el placido minutero nos acogota las entrañas en forma de pederastia y violencia de género en la intimidad doméstica.
O las guerras dirigidas desde mundo Capital, posibilitando la batalla del marketing y de la publicidad sobre las que más interés mediático susciten. Porque no es lo mismo Palestina que Ucrania o África, por no hablar del temor que suscita entre los pecados de Occidente el Ebola y sus muertes inocentes.
O las cruzadas religiosas que toda humanidad percibe y soporta, feneciendo los inocentes como siempre. O las trabas fronterizas en holocausto de desesperados que saltan, nadan y piensan en promesas mejores.

Pero lo más intenso y cercano, como ese olor inconfundible del café recién hecho es quizás lo que más preocupe. Quizás por su inmediatez y sentido de supervivencia para su protagonista. Aquí es donde el hombre lucha por sí y para sí. El curso comienza y los niños multiplican sus gastos.
El recién repunte laboral se estabilizará o sufrirá una caída, consecuencia de la temporalidad de los puestos creados acorde con la bonanza estival. Impuestos y borrachera de gastos de temporada incrementarán los insomnios y las refriegas nocturnas con la almohada.
Y lo peor para un columnista de tiempo limitado como un servidor es que la musa te deje plantado y se vaya con cualquier pronador o supinador de zancada larga y billetera sin fondo. Y es más, descuidando cualquier interés creativo. Sólo elucubrando para el mal. Evitando la tentación de los fascículos y su afán obligatorio, porque rara vez dicha aventura llega a buen puerto.
Buena intención es disfrutar de La Salve y su enriquecimiento espiritual.
Así pues, que las colecciones  de temporada sean lo más prácticas y menos perjudiciales para la caminata que señala el guión de las marcas comerciales y los grandes almacenes. Porque agujeros en el bolsillo tenemos todos. Lo importante es que la cangrena o gangrena en el alma no acuda a nuestro encuentro. Por eso, buena intención es disfrutar de La Salve y su enriquecimiento espiritual. Invitando a cualquier despistado viajero a pasar por Trujillo y empaparse de su historia, del privilegio de terminar el verano en sus fiestas.

Buen motivo, excusa para regresar con la energía precisa y vivir la tridimensionalidad vital de la que siempre me vanaglorie en nuestra tierra. Los conceptos de amistad, libertad y amor para alcanzar la verdad del disfrute de la vida. Así pues, les dejo, disfruten de mi ausencia mientras busco a mi musa, para poder acompañarles en esta travesía que comienza. Creo que se encuentra entre las calles medievales, tortuosas y estrechas, vericuetos insondables por donde domeñar el instinto creativo y evocador. Espero, seguro, encontrarla en la calle de la Gargüera.

>

>

> Kerouac97@hotmail.com

Foto Helena González Barrado. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…