Ir al contenido principal

"Que el fin de año no sea el fin del mundo"

Que el fin de año no sea el fin del mundo. 

Las noches de insomnio son interrogatorios diarios en blanco. Mientras Charles Dickens se revuelve en su pabellón del mas allá. El carácter de los cuentos navideños pergueñados contra el trabajo infantil, en un principio, están más obsoletos que nunca, ya que los valores que pretendieron inculcar, se diluyen entre el arrebato del moderno estado. 

Nuestra democracia asimila en muchos aspectos el carácter humano como evolución histórica y social de caracteres. Por eso, el libro de Dickens sirve como viaje ilusorio y real, valga la contradicción. Y es que los tiempos ya no están hechos para la lírica. Veamos pues nuestro sistema constitucional, asimilado al crecimiento de un hombre. Comienzo por una etapa de aprendizaje, de curiosidad como un bebe y niño. Aglutinando todos los conceptos. En su desarrollo personal seguirá asimilando y perfeccionando el crecimiento. Para llegar a una etapa de exaltación de la ilusión, de la justicia y de los logros sociales. Será una etapa de invulnerabilidad y de confianza. Todo resuelto, invencibles al futuro. Para pasar por una etapa de maduración y escepticismo, de contrastes insalvables y de pérdidas existenciales. Vulnerando la capacidad del sujeto por la masa dominante. Tal y como sucede hoy en día, la democracia rendida al poder de la casta y al juego desigual, tengan como ejemplo a la Infanta y su esperpento de encuentro con la justicia. No solo vilipendiando la inteligencia femenina sino aupando al machismo como estandarte demostrando la incapacidad y la ignorancia de la representante de la familia real imputada para bien de la justicia. Pero con innumerables bajas judiciales en el camino, al intentar cualquier traba al poder de la casta. O bien intentando de una manera eficaz y rápida los permisos de tercer grado a los capitanes de la "Gran Caratuna". Podríamos decir que igualitario el trato al que hubieran recibido cualquiera de ustedes si un delito presunto hicieren. 

Pero no quiero desviarme de la diatriba que me llevó a escribir estas líneas y que me recuerda al bueno de Dickens maldiciendo el sistema Keynesiano y todo lo que se ha convertido. Si ya de por si el espíritu fantasmagórico de los personajes del cuento llevaban al protagonista,-avaro, huraño, anti navideño- a recorrer pasado, presente y futuro para recuperar esos valores olvidados. Hoy en día no se qué tendríamos que hacer para reconducir al hombre como tal. Además de colapsarnos con la influencia yanquee en el quehacer de estas fechas que, no considero negativo si solo cogemos lo positivo. Pero el axioma, tanto tienes tanto vales, esta penetrando en demasía en los niños españoles. Regalos por Navidad, por Reyes etc. El peso material desequilibra la balanza quedando lo espiritual de estas fechas en una simple película de dibujos animados. Se me ponen los pelos como escarpias al pensar que estamos criando la mayor generación de fracasados que tendrá este país. Me aventuro al pesimismo cuando todos estos niños comiencen a recibir sus primeras negativas. Sus fracasos sicológicos al no poder conseguir nada sin esfuerzo. Aunque sea pájaro de mal agüero no me gusta como caza la perrina en estos casos. La sociedad, a pesar de nuestro cariño, está creando perdedores sin querer darse cuenta. No hace bien para el desarrollo del niño esta constante ráfaga de impactos equivocados, esta sobreprotección que recuerda al Rey del Pop, roto en añicos al traspasar su urna de cristal. 

Pero no quiero contagiarme del tono del artículo y seguir frecuentando algo que no debemos olvidar: la ilusión y los buenos deseos. Por eso, espero que el fin del mundo tarde en llegar, porque así recuperaremos antes los valores positivos del hombre. Sirva pues para desearles un buen año, acorde con sus hechos pero no por lo que tengan. Disfruten de mi ausencia hasta que el tiempo vuelva a consentir nuestro reencuentro. 

El frío sea artículo de unión y que los perros ladren por un futuro mejor. 
Que la tabla de salvación sea la voluntad de todos. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…