Ir al contenido principal

TNT de Navidad

TNT de Navidad
Con el rigor del frío engatusando mis huesos, me enfrento al ritual de la melancolía en trago de ausencia e ilusión. Reconozco que ya la dicha emocionada de los infantes no es la que puebla los pelos de mi barba. Pero pretendo conservar un regusto navideño en el paladar de mi presente. Brindo pues por los ausentes que conservamos en el mejor de nuestro recuerdo e hicieron de estas fiestas lo entrañable que queremos traspasar. 

Reconozco que los años trascienden y determinadas tradiciones se viven de distinta manera pero no hay que olvidar el espíritu eternamente joven que nos regala. Desde luego, ya no pedimos el aguinaldo y nos devuelven un palo largo, o caramelos o monedas para encapricharnos las jornadas venideras. Que los villancicos tienen otro sabor y que para los aficionados al baloncesto, el torneo Navideño del Real Madrid era parte de estas festividades frías que hacían fueran cálidas con todas estas acciones.  

En esencia la vida debería ser un villancico constante pero ya que no lo es, aprovecharemos pues las buenas acciones, intenciones y deseos del prójimo. Pero que los culpables no pretendan de la emoción aprovecharse mas de lo que pueblan la honestidad del día a día. Porque truhanes de mal fario siempre han existido y su delito culposo es oprobio para el común ignorante. 

Por eso, hoy, he decidido acompañar mi pensamiento mientras transcribo estas líneas, de la música de un grupo pionero. Transmitiendo lo que la Navidad debe ser. Con la sencillez y humildad de la apostura, la honestidad del trato y la ingenuidad de aquellos años. Me refiero a los TNT, grupo germinal del rock en Español. Integrado por tres hermanos, cuyas iniciales de los nombres formaban el acrónimo del grupo. Después de vagar por Latinoamérica, en 1962 se asentaron en España, de la mano de la compañía Belter. Además de editar éxitos de perfil pop y de rock sencillo, grabaron villancicos que engatusaron a la sociedad de aquella época. 

Así pues, nada mas que trasmitir la fuerza de los TNT de una manera honesta e ingenua. Porque los tiempos han adelantado una barbaridad pero los valores se han perdido por el camino. Y la estrella de Oriente no es una pequeña ilusión de esfuerzo y valoración. Sino la ruleta de un gran hermano, un corrupto, una frívola de tanga sucia y sostén de silicona lleno.  O pequeños Nicolás que intriguen y sonrían en fotos ajenas. Esa es la España que nos llega con fantasía distorsionada alejada de la pandereta y la botella de anís al son del tamborilero. 

Aunque la nochebuena como en el chiste la pasen bien o en familia, disfrútenla con la fuerza de la dinamita y la expresión de un niño. Auténticos en la sinceridad del deseo y el abrazo compartido. Del brindis en mano y del discurso dado. El brasero colmado de picón y que las noches de invierno sean noches de boda. Embozados por el rigor compartamos la virtud del hombre y que nuestro brazo no sea derrotado por el pulso de la injusticia. Que los hombres de buena voluntad venzan la trama inoportuna de la serpiente en los ojos de los poderosos. El descrédito sea moneda cambiada y volvamos a tener esperanza. Sólo espero el discurso del Rey que no veré pero mañana intuiré, deje algo de verdad en este fango que nos inunda. Ojalá que haya más que un tirón de orejas a su hermana y todo lo demás sea ejemplo de virtud. Aquí y ahora, esta noche el "niño" puede y debe darnos un nuevo impulso para ver la luz. No sólo la de la Estrella sino del futuro de España y de los iluminados que rigen los designios de nuestra patria. Dejemos ya el ostracismo, el silencio y la opacidad. Que su única solución no sea una ley de mordaza y represión. Porque será síntoma de miedo y de inexistentes ideas que den con la solución al cambalache de nuestro escenario social y político. 

Así pues, disfruten de las viandas. Compartan su tiempo e inunden su tiempo de Navidad, les será recompensado en lo más profundo de su alma. Denle al TNT y armen la marimorena. Feliz Navidad y disfruten de mi ausencia hasta que el tiempo guste. Gusten de un aullido vital y de mucho rock and roll. 

JaviJerryLee®Diciembre2014


Comentarios

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…