Ir al contenido principal

Serie. Basado en canciones. I can help - Elvis Presley



En el desconsuelo de la gran ciudad encontraba la perdición de su laberinto. Joven y hermosa. Templanza de pecado y un pasado tenebroso hizo de si la huida necesaria. Del pueblo marcho siendo la reina del lugar en busca del porvenir negado. La urbe concedió su lado tenebroso y los problemas eran canción de cada día. Vuelo sin motor cundió desesperación. En los brazos equivocados se encontró y las drogas toparon con su ingenuidad. 

Once meses después el llanto de un niño acompañó sus lagrimas en el ocaso de un frío mes de Enero. Vestigios de inocencia volvieron a dar sentido a su realidad. La fuerza de su criatura fue el alimento y aliciente para romper con el drama de su tormento. Amaneció la incertidumbre y el lamento, el temor y la ilusión. Una nueva misión en la que apoyar y doblegar su vida de mentira. 

Comenzó a trabajar en un oficio más digno que el anterior y la audacia de su gesto hizo de su fe, la fuerza y el valor necesario para seguir luchando. Conoció varios hombres pero la desconfianza era asignatura aprobada. Así pues ninguno la convenció. En este baile de perros un señor viudo apareció. Un infortunio le golpeo y la muerte le robo su amor bastante joven. Cuarenta años en la frialdad de su rostro. Veintiocho años y un niño en la contrapartida de la mujer. El inicio de una amistad con las ruinas de la soledad como común denominador. El le ofreció su amistad y el abrazo del confort. Meses después el amor triunfo. El siempre aparecía en los momentos necesarios. Si tenía problemas no hacia preguntas. El solo respondía. Su compañía era la suma de lo positivo para cada uno. Y por fin comprendieron. 
El siempre rogaba, susurraba:"déjame ayudarte". 
No permitía que la tristeza fuera motivo de derrota en los ojos de ella.  Insistía en que podía ayudarla. No debía preocuparla porque lo que era bueno para ella le haría bien a él. Como ella había encontrado su lugar en el mundo. Tenía un motivo para luchar. Para ilusionarse y vivir: ELLA. 

Habían conseguido derribar los muros de la soledad con las catapultas de su amistad hecho amor. Al ir a dormir en los sueños se encontraban con mayor frecuencia. En sus abrazos lo decían todo. No olvidaba que una simple llamada era motivo para reencontrarse. Su hijo encontró al padre que no tuvo y el al hijo que no concibió. 
 
Del fracaso de tres existencias solas formaron la unidad del amor entre las cumbres borrascosas y la plegaria arrepentida de la gran ciudad. 

JaviJerryLee@26enero2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …