Ir al contenido principal

Serie. Basado en canciones. Walkin' in New York.

Serie. Basado en canciones. 
Walkin' in New York. The Manhattan Transfer

El día había sido tan duro como los raíles del metro que atravesaban la ciudad. No sentía el pulso y las ganas flojeaban a su paso por las populosas calles. Caminando por New York la osadía del ritmo acompasaba su soledad. Mitigando el follón de humanidad que compendiaba el guión de los grises días del invierno comprendido. Eran sus pasos razones de enero para vencer la cuesta del mes y su sabor a nieve quemada. 

Tal era el impulso que la ciudad y él eran un mismo latido. Nueva York saciaba su corazón en el apetito diario de hombres como él. Expresión de ausencia aferrado al deseo de compartir. 

Siempre quiso escapar y sus pensamientos volaban con rumbo anhelado en los sueños anidados. Como perteneciente a esas familias de aves migratorias que reservaban billete de vuelta, para así el edificio reservar. Alguna vez paseaba por Nueva York con un amigo charlando de la vida tal y como creyeron que fue. Y tal vez, como el deseo vistió la verdad de sus anhelos. Por eso, no perdió las ganas de caminar por New York. Reconfortado a pesar de la inmensidad de la urbe sin fin. Un buen amigo es la solución a los problemas de la polución del gigante y la boina de la desesperación. Un compañero de fatigas con el que disfrutar del tiempo, despreocuparse tomando un café recitando las palabras de la amistad. Mientras escuchas el latido de la calle en el corazón de la gran manzana. Palpitando visceral convirtiendo y haciéndote participe de la zona en la que paces y vives.  

Los años traspasan el umbral y ves partir el día como el bucanero que fue. Robándote una perla escondida, tomando el tiempo que a nuestras vidas perteneció. Aún así no pierda su gesto maldiciendo. Será innecesario. Seguirá siendo parte del latido de la gran ciudad, no podrá revolverse.  Pertenece a la inmensidad del latido, caminando por las calles al ritmo que le dan. Porque su corazón es parte ya de New York. 


Si pertenece al ritmo de la gran ciudad y no hay nada que lo pueda cambiar caminando por la gran ciudad. 

JaviJerryLee®15 de enero 2015 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…