Ir al contenido principal

"Acoso"

Acoso

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 29 de Septiembre de 2015

Barruntó su estado y rezumó tristeza en soledad de incomprensión. Las cuitas de sus seres queridos no fueron suficientes para dar el valor necesario.
Como un hito que marca frontera desconocida, un grito de esperpento entre el silencio de la masa.
Su ego había quedado sostenido en el filo del abismo. Los brotes originados por el infortunio lamentaban la presencia de los fantasmas indeseados. Se echó a llorar con la fuerza del torrente. El gesto de rabia le hundió entre los pliegues de la almohada, mordiendo las arrugas de la tela como venas en yugular. No mitigó su desesperación pero sí quebró por un instante las razones de su tristeza.
El desplante de su conducta fue el ocaso de su futuro laboral en la empresa. Ella, chica sencilla, de buen tipo aunque algo flacucha. Su único "defecto", la conducta pectoral que intimidaba a los hombres y cercioraba la plenitud de su sexualidad. Quizás desafío para los gerifaltes que, obtusos, creen tener el derecho natural de poseerlo todo. Cuestión de casta o económica.
Por esa extraña razón, su jefe se encaprichó de ella y comprobó la fuerza impenitente del acosador.  Con la capacidad de un tigre de Bengala engarzado al poder de su empresa y a la imposibilidad de que una movilidad funcional o geográfica le arruinase los planes. Debido, claro esta, al guión que sirve para todo y es excusa tardía para muchos asuntos, a que son tiempos de crisis, la empresa no puede habilitar ningún cambio que suponga costes económicos que no se amorticen de inmediato.
Con el beneplácito de la confianza establecida durante años en la vida de la empresa, ella no sospechó nada. Su ingenuidad y la inseguridad del verdadero valor de su trabajo en el mercado hizo el resto. Siempre se había sentido valorada y su ego lo reafirmaba pero de cara al exterior el valor era ignoto. No pretendía ensuciar su mente con alharacas económicas y por eso siempre se daba por satisfecha idependientemente de las tareas por hacer, aunque no era sumisa, ya que le enervaba muchas de las actitudes y acciones que se daban en el día a día.
Su jefe siempre requería su presencia, incluso para buscar clientes, cerrar tratos o acudir a celebraciones empresariales.
Impulsó su puño al aire y navegó por la influencia de un deseo no saciado. Continuó perdida en sus pensamientos cuando recordó que, su jefe siempre requería su presencia, incluso para buscar clientes, cerrar tratos o acudir a celebraciones empresariales.  Siempre solicitaba su compañía. Pasado un tiempo, las fiestas eran el paso siguiente. A ella no le importaba porque estaba soltera.
Un día le presentó a su mujer. Congeniaron y le pareció simpática. Notó complicidad entre la pareja. Sonrió en la habitación perdida y los ecos del pasado retumbaron en la estancia. La persiana se cerró y la luz deslumbró su mente. Los besos de la esposa eran marcas en su piel como el ganado en el establo.
Mientras puercos de corbata y rapiñadores de debilidades humanas habiten el entramado socioeconómico y laboral, la ecuación de la corrupción será difícil de resolver. Ya que, una de sus incógnitas, el acoso tanto laboral como sexual, son lacra y elemento coercitivo que impide el desarrollo natural y efectivo de valores humanos necesarios para el buen fin socioeconómico que queremos y necesitamos.
Les dejo pues, hasta la semana que viene espero. Disfruten de mi ausencia.



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…