Ir al contenido principal

"Una heroina indecisa"

"Una heroína indecisa"

Ha afrontado la razón del descuido. No dejó la puerta cerrada. Quizás entornada. Pero en su fraseo nunca permitió entrever nada, es más, en el umbral de su fonética y con las palabras hechas, no llegó a ver el tono de una invitación. Sino más bien una ironía, un extraño juego que conseguía enloquecer o anegar de cuestiones los muros psíquicos de su mente. A pesar de la ligereza de la pregunta ni en un atisbo de segundo pretendió intuir la respuesta correcta. Ella en ningún momento enseñó sus cartas a pesar de los besos furtivos. De los robos sentimentales que se reflejaban en su mirada triste. Precavida en su reflejo, el pensamiento era torbellino vital de ojeras impresas en su rostro. No quería desnudar su alma al abrigo del abrazo que le ofreció. El miedo a caer persiguió su psique. Los problemas, consecuencia de sus relaciones difíciles no quería que volvieran a repetirse. Aunque alguna vez le atrajeron los tipos turbios de aire chulesco y vidas difíciles. Extraña pasión, reflexionó. Quizás eso quebraba su particular obsesión. No comprendía porque no le mostraba sus verdaderas razones que, escondía tras sus frases y sus miradas arrobadas. Sabia que con él, su relación no seria idílica pero quizás más placentera que con los demás hombres. Al menos hasta que llegase su verdadero príncipe azul. El que realmente merecía.  Pero el miedo era piel curtida en su epidermis. La ilógica cuestión del bello a flor del corazón su dilema. Imaginaba días de vino y rosas mientras su estancia en el país extranjero era consecuencia de valentía y agallas. Otras mujeres en cambio sucumbieron en forma de mafias y virtudes olvidadas. Otras, murieron en manos de las drogas o dieron con sus posaderas en las losas frías de una celda. Ella aguantaba y crecía fuerte imaginando la luz de agosto sobre sus ojos. Ansiaba su tierra y no olvidaba los impulsos que los suyos le enviaban a través del skype. Era su fuerza. Ejemplo de las horas y tesón en su madrugar. Horas de ruta en la labor de los días. Su única alegría su risa y el mañana. El presente no se lo jugaba a cara partida a pesar de las trampas de los que en su día confío. Entre líos de rejas quiso un antiguo novio embrollar. Por eso desconfiaba de los hombres. Al menos el creyó. Y en su credo evidenció su aprecio. Pero el aprecio posiblemente era suficiente para que hubiera algo mas, mucho más allá de lo que la comprensión pudiera mostrar. 

Así pues la respuesta solo el viento, su corazón y su mirada triste sabrían. Aunque la indecisión aturdiese constantemente a la heroina de sus sueños. La princesa de su castillo.  


JaviJerryLee@2015 mayo. 


Comentarios

  1. Aunque triste, hermoso relato que, como siempre, nos regalas envuelto en poesía. ¡Un gusto leerte!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…