Ir al contenido principal

La red viral

La red viral


Artículo publicado el 29 de octubre de 2014 en el periódico digital La Opinión de Trujillo. 
En un lugar indefinido. Año 2014 de nuestro presente.
Querido amigo:
Te escribo esta misiva debido a mi abotargamiento vital. Es tal la información que se acumula que siento la necesidad de escribir como bien te digo, quizás para espantar mis males, la ansiedad o el agobio como tal. No reconozco ya, si entre tanto amigo virtual asociado al mundo de las redes sociales, me queda al menos uno real o, al menos, sano.
Esta ecuación quiebra mis neuronas. Llevo inmerso en la ofuscación debido a tanto bit en la cotidianidad de mis actos, que no distingo lo cierto de lo incierto. Si hay que decir “me gusta” o “retuitear” o, simplemente, introducir un comentario en el muro o la superstición de un emoticono impresa sobre la pantalla. 
Qué quieres que te cuente, querido amigo, si ya no basta con el que dirán los vecinos y conocidos de carne y hueso, que tengo que solaparme entre los comentarios del Facebook, Twitter, Instagram, Linkedín. Y los que cada vez van saliendo.
No sé si por pudor o por simple cotilleo, me lanzo a la aprobación de cualquier solicitud de amistad. Temo que me estoy volviendo loco, o tal vez paranoico. Ya no sé si las fotos que veo son de personas que fueron amigas, realmente de sentimiento y carne y hueso, o son suplantaciones de caza amigos para figurar como los más guays de la red, por sumar y sumar números, nombres y demás connotaciones implícitas entre tanto grupo. Por no olvidar los chats que proliferan como rama micológica en pleno otoño en el paraíso de los whatssap.
La verdad me encuentro con un dilema a lo Shakespeare, “ser o no ser”, participar en un grupo activamente, ser mero sujeto pasivo o borrarme de alguno ya sin tertulia, agostado y en barbecho informativo. Porque ¡ay de ti si te borras! Podrías perderte algo bueno. O acecharía la reprobación de tu acto como ingrato de turno. Y cuidado con el tono aséptico que da lugar a dudas en estas conversaciones directas, que muchas veces sin coma ni entonación puede dar lugar a equívocos sonados y mal entendidos hirientes.
Es toda una prueba de valentía el pertenecer a estos grupos y no salir trasquilados. O si no, hundido en cien mil mensajes por leer, que por cuestiones de trabajo, o simplemente porque te sale de los cojones, no abres el chat siempre. Porque hay algunos que parece que viven dentro y es tal su “guasadependencia” que contestan al segundo cualquier comentario, incluso, sin haber terminado el interlocutor su frase.
Y qué quieres que te diga, amigo, puede llegar a estresar. Menudo agobio, es como una mancha de aceite que se va extendiendo y no da tiempo a recogerla. ¿A ver, a ver a esta le contesté ya?, ¿Le mandé un “Me gusta”, y (él o ella) por qué no me devuelve mi tweet... Vamos, una locura a golpe de dedo.
Le quitas horas a tu trabajo, a tu familia, a tus hobbies y ves que no es suficiente.
Le quitas horas a tu trabajo, a tu familia, a tus hobbies y ves que no es suficiente, que la red de redes es avariciosa y la información tu condena desmedida. Y ya no sólo la vida duele sino el mundo virtual también.
Es más, el colmo fue el otro día. Fui a comer a un sitio al lado de mi trabajo y había una mesa ocupada por ocho personas que habían realizado lo que se denomina una quedada. Allí estaban todos con sus smartphones enganchados como posesos comentando la jugada en directo de lo que, imagino, estaban haciendo.
Así pues amigo, espero no te desvele mucho mi paranoico suceso, pero, llevo tiempo intentando dar contigo y la verdad ya no sé si eres amigo mío. No has contestado por ninguno de los medios sociales, ni a los 'emilios' ni a los mensajes de texto ni a las llamadas…
Hasta que, por fin, encontré un papel desgastado en el que estaba escrita tu nueva dirección postal. Recordé nuestro último día de tertulia y borrachera. Estabas harto del mundanal ruido. Me dijiste que querías escapar, desconectar.
Me acordé de tí, porque yo también quisiera escapar muchas veces. No olvidar la placidez de lo sencillo y lo auténtico de los valores perdidos.
Sólo quería saber qué tal te va la vida. Si has podido reencontrar la paz perdida. Si la tranquilidad copó las impresiones de tus noticias y has vuelto a ser feliz. Así pues me despido con el deseo impreso en esta carta de que todo te vaya bonito.
Tu amigo que te espera.
Javi Jerry Lee 2014
Espero queridos lectores que esta vorágine de información e indagación de redes en las huellas de sus seguidores, no les hagan perder la cabeza y tengan los pies en el suelo. Sigan conservando las percepciones carnales y no los hologramas siliconados.
Disfruten de mi ausencia hasta la semana que viene. Recuerden las palabras de Dylan Thomas: “El hombre se enamoró del milagro, pero no pudo retenerlo a su lado y el milagro se fue de él”






Espero




 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…