Ir al contenido principal

"Noche de difuntos a ritmo de Rock"


"Noche de difuntos a ritmo de rock"

Con sus pretensiones disueltas en chocolate. La prerrogativa de su voluntad era censurada por los picatostes mojados en cacao. Empapados como los calzoncillos de sus miedos. Despiertas las tensiones en la noche de los autos. El sudor frío contrarrestaba el calor del líquido marrón. La tesitura calorífica disimulaba el temor futuro a la negra noche. 

Los saludos volverían a repetirse y las preguntas sin respuesta montarían a lomos del temido interrogante. La flagrante connivencia no deseada era sangre de temor y constante sufrimiento ante letanía venidera, sin suerte de epitafio compuesto. Era la noche de autos, los difuntos que vendrían a susurrar la verdad de la orilla opuesta. Era la carcoma como metralla en seso, la rotura fingida de una vida plácida. 

El sortilegio de la media noche con su luna encendida estaba a la vuelta de la esquina y los misántropos corrían al encuentro de un aullido místico. Los otoños pálidos eran consigna de invierno y la sangre vocablo del penitente encandilado por él terrorífico enigma de las horas en vela. Los ojos se perfilaban como obsesiones de noctivagos y las perversiones eran ideas de madrugadas blancas. Convulsiones escenificadas en la cadenciosa y rítmica alusión al pecado de los cuerpos en canto de guitarra. Los acordes, llamaradas de vida en plegaria pecaminosa sobre la pérdida voluntad. Las muertes florecían en las letras de los himnos otorgados y Elvis contoneando sus caderas dirigía el cotarro. El ejército de zombis ejercía la mística sobre evanescente pulsión. Rompiendo las monótonas obsesiones de una reaccionaria caterva de pusilánimes bien peinados. 

Fundido con la noche oscura su alma de rebelde florecía como Orquidea salvaje entre los brazos colmados del sexo libertario. El pensamiento reflujo de su pulso se vio libre del encadenamiento asimilado a los endecasílabos de sus cotidianos refranes. De su imaginación con derecho a, era condenado por ser encausado rebelde y de la huida de West Side Story al confín de la noche prometida en las avenidas de American Grafitty. Posibilitó el olvido y disfruto muerto de lo que la vida no le dio. Saltó el corsé de la corbata sobre su cuello y las calles fueron el hogar de su patria. Desde entonces los aullidos son cada vez más audibles. Desde entonces los lobos platican con el. Y su ser ya no confiere las dudas al pecado. Porque él es el pecado. La señal de su cruz el confín donde asir el alma errante de su reserva espiritual. Desde entonces su ser es el espejo nocturno del disfrute y de la libertad. Y todo por culpa de un rock and roll. Todo por culpa de aquella noche de difuntos.  



Comentarios

  1. Señor Jerry Lee, una noche de música con ese "monstruo" (en su acepción de "extraordinario", claro está) sólo podría ser... ¡fantástica!
    Como de costumbre, evocador y precioso texto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…