Ir al contenido principal

"A pesar de los pesares, Feliz Navidad"

"A pesar de los pesares, Feliz Navidad"

Trasformamos la impresión del rostro y las formas que nos visten. Con el paso de los años las perspectivas cambian y el beneplácito del gusto se motiva en nuevos hábitos de nuestro consumo. 
Lo que no cambia quizá son las costumbres adquiridas y que han sentado jurisprudencia para catalogarse como un uso y tradición de nuestro acerbo cotidiano. 
Ahora llega la Navidad, con el ambiente enrarecido y las calles de silencios adscritas. Con los olores de las viandas de las matanzas y el sabor de lo ibérico en carne de pitanza.  El magro o la patatera sorbiendo lo sencillo de una rebanada de pan fundida en estos deliciosos y humildes manjares.  Las castañas cocidas o asadas en las brasas del hogar. Curioso gesto compartido a la sazón de unas tradiciones que no quieren perderse en la mente de los mayores e intentan rejuvenecer con los años proscritos y más en este 2015 de juego y crisis. De ausencias notables y de homilías ejemplares con el par de los valores en ristre a pie de pista. Farfullar es comida de frustrados, por eso conviene este espíritu compartido para regenerar los ideales huidos de comunidades insatisfechas y con la dificultad económica y laboral como telón de fondo y techo de propósitos materiales. 

En consecuencia, me revuelve pensar en el Centro de Madrid concurrido y sofocado. Sin manifestantes que discrepen y si con sumisos egos caminando como zombies en el barrizal del consumismo dirigido en el acuartelamiento del nervio principal de la Capital. Reniego del despropósito de no hacer ver a los púberes e infantes lo que cuesta realmente conseguir los presentes por los que suspiran. No muestren cierto respeto por el valor de los hechos y por los esfuerzos para obtener ciertos logros. Pero la culpa es de toda la sociedad que prima más lo que tienes que lo que eres como persona. 

Aun así en este despropósito de valores perdidos quiero mediante estas líneas desearles unas Felices Navidades. 

25/12/2015



Comentarios

  1. Aunque ya sea febrero, nunca viene mal leer una denuncia de la falsa Navidad y siempre es un buen momento para reflexionar sobre su verdadero significado... Siendo así, ¡feliz Navidad, señor Jerry Lee!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …