Ir al contenido principal

"La noche de Chris Isaak"




Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 


Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 


Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del coche pincharon. Mañana tendré que subir al autobús de los inertes de pensamiento. De los causantes de la ruina diaria. Acopio de expresiones mal sonantes y de desplantes hacia la virtud de la dignidad. Nadie que no esté enamorado debería subir. Es la única manera de soportar el holocausto del tiempo. La empresa fagocitará tus minutos y si es preciso tu alma. No lo pienses, no pienses te dirán. Si, es una mala noticia. Una mala determinación. 


Ella espera dormida,  en el cuarto de sus encuentros, en la continuidad de su amor. En el silencio de sus suspiros, en la calma de sus abrazos. Ella,ahora duerme, mientras alguien llora en la ciudad.  


Nadie espera nada ya. Porque el autobús paso y los vagabundos se parapetaron tras sus cartones. Alguien enciende una vela y reza. Las promesas del ayer quieren cumplirse. Mañana será otro día. Septiembre dejará estar a la presencia del otoño para tamizar las ilusiones, con esencias de hojas y crujir de vivencias cotidianas. 



Y, aunque a veces seamos como Chris, una lagrima nos bañe el lacrimal y los poros gusten de cadencias sencillas, la vida proverbial nos enseña que vamos cambiando y a veces la apatía es respuesta y el cansancio defensa. Por eso el señor Isaak es buena compañía. 


Retazo de libertad 6 septiembre. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

“Cargad futuro”

Cargad futuro  que en el establo no hay suficientes bestias que el hombre tiene que merodear.
 Ya las contiendas de fuegos artificiales y de tronios de reinas repartidas por el tablero del ajedrez español, son apagados con los vuelos otoñales del estornino y de la realidad convenida. Ya luce el epitafio del veraneo desterrado en el solaz recuerdo. Ya las luces del alba son sinónimo de traqueteo en el metro. Ya son sombras del ayer rezumado de moreno como humedad que no sacia la realidad. Pronto el blanco será el blanco de nuestra espera en las cuitas de la cotidianidad.  Ya se van llenando los parques de nuevas preocupaciones y de personas irritantes que no templan ni mimetizan con el instante del placebo. Su culpa genera el estrés de la urbe decapitada y la insolencia es la consigna del futuro que vendrá. 
Cada vez sostengo más la certeza de la calma solitaria. Cada vez me muestro en la congoja de un recuerdo de Libertad. Con los valores como bandera y el respeto que vilipendian en el d…

"La noticia silente"

Una vez que el tiempo pasa, cura heridas aunque no olvida. Después de mucho pensarlo y tener un poema escondido por miedo a darlo a conocer. Quiero hoy mostrarlo como tal lo escribí. Época traumática debido a una enfermedad que nos toco de lleno y aprendimos con buen humor a convivir con el dolor. La enfermedad el ictus cerebral. Intentaré ir incluyendo poemas inéditos de aquella época que nos tocó vivir. Ayudando a olvidar miedos y penas el escribir estos poemas que seguiré publicando si el recuerdo me lo permite.


"La noticia silente"

Llega la noticia silente desde las Huertas
y la noche quema las llagas de las eternas
ausencias en intrépidos despidos sin besos. 

Graves consecuencias de los arrebatos de la muerte
y la vida prende una desesperanza sin suerte. 

Quebró la violencia de una enfermedad maldita
mitigó los sueños del porvenir compartido
y con enfebrecida fiebre de lluvia pervertida
el abrazo se deshace en un único y cautivo grito. 

Las horas perecen y germinan en …

" La vena y su aullido".

Sé que no es bueno que la vena habite en mi cuello. Pero esa intempestiva frecuencia de estupideces en el rostro hacen que mi cabeza se dispare. Con ello se duplican las consecuencias no sopesadas en un cúmulo de malas formas. La esencia del asunto y el trasunto del tema es que mi opinión es válida y muchas veces me asiste la razón pero la vena engreída trasforma mi paciencia y se desboca como un caballo el lobo que llevo dentro. 
Son esos aullidos los que templa con sus caricias ella. 
La última consecuencia del alboroto un desprestigiado filisteo arrostrado por mi empujón gutural. No quiero explayarme más, he vuelto a beber para relajar mi tempestad. Como si Paul Weller me hubiera atizado con sus letras y quisiera adecentarme con una elocuente, efectiva y visible pose mod.  

Retazos de libertad. 4 septiembre