Mañana de metro en madrid

Mañana de metro en la gran ciudad. Hacinados como caballos percherones. Los sueños por hacer aunque cada estación es un nuevo repaso al tren que perdí. Cuál de ellos se llevó el sueño del tiempo perdido. Me calo el sombrero para que las pocas ideas que me quedan con vida de futuro no se desperdiguen y se las quede otro de los habitantes mutantes de esta urbe que va perdiendo la delicadeza de un trato familiar y se hace cada vez mas esquiva. 

Próxima estación el paraíso de las ensoñaciones. Buena parada para alegrar a toda esta caterva de almas que me acompañan. Y el destierro de las emociones es todo su fin. La supervivencia como única meta. Asemejandonos cada vez más a animales salvajes pero sin su estimulo de respeto por todo el medio que le rodea. Siendo tan solo Atilas modernos de nuestro mundo desgastado. 
Y las caras... Los rostros penetran y el desasosiego que producen es hambre de futuro sin rastro de pasado. No hay una mueca de alivio, todo es una sobrecarga de ruido. 

Las puertas del vagón de metro volvieron a cerrarse. Un nuevo metro perdí, de buena me libré. 

Comentarios

  1. Me mola lo de Atilas modernos, antes sólo había uno y era antiguo... ahora se ven a cientos!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares