Ir al contenido principal

La carta

Rebuscó con solemnidad. Repetía los movimientos exactos cada dos o tres meses. Su escritorio reflejaba actividad. Hacia tiempo el abrecartas cumplía ya una función testimonial de otros tiempos.  Ahora sólo  era un articulo decorativo  Costumbre que yacía en el espacio del romanticismo. Como una labor de artesano con el temple de un torero hundió el bisturí en el único orificio visible del sobre. Rompiendolo con un leve movimiento de muñeca, con la habilidad de un curtido gentleman, extremada sutileza en la suavidad sin ruido, como un cirujano bien entrenado. Cada vez que le llegaba una carta impulsivamente miraba el remite. Con fina sonrisa y un suspiro por bandera, calmaba su ímpetu descubriendo que era ella. 

Irremediablemente era una cuestión de años. Un vinculo que quedo atrapado unos catorce años atrás. Un encuentro inesperado que desemboco en una historia de amor. Curiosamente la distancia no les hizo olvidar. Su vinculo las palabras. Su vida se deshizo. Comenzaron nuevas historias. Pero las frases, los renglones en el espacio en blanco de un folio asemejaban a la función de un funámbulo sobre el alambre peligroso de un abismo. Era una hermosa virtud sin peligro. Categórico en el respeto pero ese rito y esa solemnidad le confería cierto placer y cierto intimísimo. El cual muchas veces carecía. 

El recuerdo quedo bajo las sabanas sus constantes vitales. El ritmo de sus vidas cada vez era mas descompasado el uno del otro. Rehicieron sus vidas, se enamoraron. Brotaron las flores de sus almas. Y así el tiempo dispuso de ellos. La culminación era un constante pulso que a cada determinación les volvía a unirse en forma escrita. Era una bonita manera de sentirse unidos. Avanzar en la vida juntos. Compartir sus vidas. Alegrarse y llorar su cotidianidad. Confesarse mutuamente y querer. 

Una misiva de vez en cuando compensa los avances tecnológicos. No puedo olvidar la cara de felicidad al abrir el buzón y contemplar la mano amiga de un remite en forma de carta. Hay cosas que no se deberían perder. 

Comentarios

  1. ah muy bonito!!!!. Prosa fluida y descriptiva que reverbera jugando entre nuestras neuronas haciendonos un leve cosquilleo de placer estático.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …