Ir al contenido principal

"Mi particular visión. Rock and roll. Capítulo 2" "La lista".

Pero aquella tarde, tuvo un impulso, quiso realizar un experimento. Quería comprobar que no se había equivocado. Sabia que, sus gustos musicales eran si no mejores que los de sus padres, si eran abismalmente diferentes. Quería saber. Para ello debía experimentar. Bajo al espacioso salón y del mueble de la gramola extrajo las bandejas portadoras. 
Allí comprobó claramente la docencia de los gustos. El enfoque y talante mas conservador referido a las generaciones paternas. Allí en un crisol más tranquilo podían recogerse las orquestas como la de Mantovani y anteriormente, las de Glenn Miller. Otro apartado era recogido por las bandas sonoras de autores como Henri Manccini. 
Un lugar importante era el ocupado por los crooners. La pasión edulcorada que toda futurible suegra quisiera tener para sus hijas. Aunque alguno de ellos fueran gente como los taimados y juerguistas componentes del Rat pat: Samy Davids Jr., Deán Martin y como no, el más Capone de todos ellos, Frank Sinatra. 
 
Pensó en el importante impulso que se había dado al formato para la escucha de la música. Se abandonó años atrás los arcaicos discos de78 rpm, frágiles y hechos de laca. De unos 25 cm de diámetro y unos tres minutos de música en cada cara. Si lo que se quería era una obra más larga lo que se hacia era comprar más discos con sus fundas metidos en un libro de cartón o cuero. De ahí viene la palabra álbum ya que se parecía a uno de fotografía. 
Aunque él ya tenía discos de otros formatos como unos más flexibles de vinilo que tenían los surcos más estrechos. Los llamados singles de la RCA. 
Pero sus padres también los tenían en formato más largo denominado Long Play de la Columbia. Posiblemente, independiente de la música del valor de mercado. Un LP sólo lo podían comprar los espíritus sosegados y tranquilos que habían hecho algo de fortuna. Los rebeldes sin causa. Incipientes devoradores de sueños e inquietas almas no conseguirían nada más que unos centavos. Lo justo para poder comprar de vez en cuando algún single de una valiosisima canción que vistiera sus almas.
 
La tarde transcurrió entre escuchas varias como un explorador de sonidos se perdió en un mundo de notas que no le decían nada. Había canciones que para él podrían salvarse. El problema era que no conseguía vivirlas como le pasaba con los singles que tenía escondidos en su habitación. 
 
Cogió un papel y un bolígrafo. Quiso hacer una lista para enseñársela a sus compinches de audiciones para comparar si sus padres escuchaban los mismos discos. 
 
Y así escribió con cierto aire perplejo y entre sonrisas los artistas y álbumes siguientes: 
 
 
Nat King Cole The unforgettable. 1952
Mantovani. Christmas Carols. 1953
Mantovani. Strauss Waltzes. 1953
 
Entre los singles, mayor cantidad donde escoger anotó los siguientes
 
Andrews Sisters Boogie Woogie Bugle boy
Muchos albumes de Glenn Miller
Tuvo también curiosidad por una canción Besame mucho ya que a pesar de su ascendencia latina tenía muchas versiones entre ellas pudo descubrir la de Xavier Cugat y su orquesta; Sammy Davies Jr,; Mantovani; Nat King Cole; Eydie Gorme. Posiblemente sus padres se enamoraron con esta canción.
Bing Crosby Swinging on a star.
Perry Como Dream along with me
 
Pero, pronto se canso. No le motivaba nada de lo que estaba escuchando. No volvería a perder el tiempo en estas audiciones. Deseaba volver a la clandestinidad.
 
Próximo capítulo  "Mi particular visión. Rock and roll. Capítulo 3" "Origenes".
 

Comentarios

  1. Keep on rolling, my friend!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, complejo, directo, peculiar y personal... Definitivamente mi afición a la música viene de la colección de vinilos que mi padre tenía/tiene, aquel plato impresionante, y el ampli de lámparas más impresionante que jamás ví (se calentaba como lamadrequeloparió), y mi curiosidad por aquellos temas en 45RPM y 33RPM...Espero con impaciencia como continúa esto....Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…