Ir al contenido principal

"Cuando tus zapatos se los pone otro". Simplemente Carl




Hoy dentro del panorama rockero, tenemos uno de los mitos que a pesar de su infortunio ha inmortalizado su presencia dentro de los iconos musicales del género. Si no es por su mala suerte la fama, seguramente se habría multiplicado exponencialmente como sus zapatos. 


El paisaje rústico y el origen humilde, le marco en su formación. Criado entre los algodones del paisaje y con la impronta de la música gospel cantada por los recolectores de origen africano cautivó a su oído y le entrenó como ejecutante para un futuro temprano. 

Una rústica guitarra fue compañera de juegos e inquietudes desde los 
siete años de edad, que su padre le hizo con una caja de cigarros y los alambres de embalaje. Su vocación se iba formando con mayor rapidez que su cuerpo se iba trasformando de niño a adolescente. 


Fue en su preadolescencia  cuando Perkins,  ganó un concurso de nuevos talentos con una canción compuesta por él y que la llamó "Movie Magg". Diez años después, con veintitrés, en un alarde de confianza llevaría esa misma canción, renombrada, a la Sun Records de Sam Philips 

Como otro más de los chicos de su edad y con la necesidad acuciando, los típicos salones donde la sociedad bailaba country y hacia su iniciación al ocio, el chico se ganaba unos centavos junto con sus hermanos tocando composiciones clásicas del género. Posteriormente, el círculo se volvería a cerrar de la misma manera, acompañado por Jay con la guitarra rítmica y Clayton al bajo.

Quizás influenciado por lo que vivía y por la necesidad de los adolescentes de salir a bailar, vivir intensamente la adolescencia y patear con su presencia la experiencia vital de los descubrimientos primeros. 
En 1955, para salir del pozo y las penurias económicas de su familia compuso su hito para la música, "Blue Suede Shoes" (Zapatos de gamuza azul) sobre un viejo saco de patatas, para no perder perspectiva rural. 

Presentado al hacedor de éxitos y el descubridor de los talentos del género, el gran Sam Phillips sería el productor, siendo un campanazo en las ondas del territorio. Siendo número 1 en la Billboard magazine en su sección de música country, el 4 en la sección de música Pop y el 3 en la de rhythm and blues, en Estados Unidos. 

En el Reino Unido, se convirtió en un éxito de los Top Ten. Fue el primer disco de un artista de la casa Sun que alcanzó un millón de copias, dicho tema sería interpretado posteriormente en 1956 por Elvis Presley con un estilo country más marcado, colocándolo nuevamente como un éxito. Y posiblemente siendo la versión que tuvo más impacto en el devenir musical. Ya que cuando los zapatos coronaban 
la cima del éxito a nivel nacional, éste sufrió un grave accidente de coche. Ocurrió el 21 de marzo de 1956 cuando viajaba junto a su grupo a participar en un programa de televisión del famoso presentador e icono del medio, Ed Sullivan que servía de trampolín a muchos artistas. Y si no aparecías en su programa no eras nadie. En el accidente, ocurrido en Wilmington, fallecieron su hermano Jay y su manager. Perkins sufrió una fractura de cráneo que lo mantuvo fuera de la música todo un año. Durante su convalecencia, Perkins sólo pudo ver como su amigo, Elvis Presley, obtenía un enorme éxito cantando su misma canción. Mayor reitero que en la versión original. Año inactivo en el terreno laboral que lo alejo del circuito, contagiandose el propio artista del malditismo que supuso el año 56 para el mundo del rock and roll. Ya que no obtendría ningún nuevo éxito con tanta repercusión mediática, ni de crítica ni de ventas. 

Tras abandonar la Sun, compañía que pensó que podría ser el nuevo Elvis, y su marcha a la Columbia Records en 1958, grabó una versión de Blue suede shoes a su estilo, más apegada al estilo country de Elvis Presley, pero con otro estilo, más parecido al llamado Sonido Cochran.

Su renacer se produjo de la mano de los fabulosos de Liverpool. Una vez que los rockeros americanos habían menguado su reconocimiento en los Estados Unidos para pasar el testigo al "Sonido de la joven América", en el viejo continente pasaba lo contrario. El reconocimiento popular a los iniciadores y genuinos rockers. 
De la mano de las interpretaciones de Los Beatles, que dieron a conocer temas como "Matchbox", "Honey Don't" y "Everybody's Trying To Be My Baby".

En 1968, Johnny Cash alcanzó, con la canción escrita por Perkins "Daddy Sang Bass", el número 1 en las listas de música country. Perkins pasaría una década de giras con los Cash. También realizaría giras con sus hijos Stan y Greg. Ya mucho más apegado a la música americana que en sus inicios, en los que vario y desarrolló el estilo country. 

Una anécdota para comprobar que a pesar del paso de los años la admiración del ex Beatle Paul McCartney, seguía intacta. En el año 1982, llamo a Perkins para que colaborase en el álbum de  Tug Of War, haciendo dúo con el ex Beatle en la canción "Get It".

También vivió la época del resurgimiento del Rockabilly, sobre todo en Europa allá por los 80. Un halo de justicia le envolvió. En 1985, Perkins regrabó su "Blue suede shoes" acompañado de dos miembros de los Stray Cats, como parte de la banda de música para la película "Porky's Revenge".

Al siguiente año, George Harrison, Eric Clapton, Ringo Starr, Rosanne Cash y Dave Edmunds aparecieron con él en un especial para la televisión grabado en Londres, titulado Carl Perkins and Friends: A Rockabilly Session (Carl Perkins y amigos: Una Sesión de Rockabilly).

Esta nueva acción musical en el pulso de sus zapatos le valió para volver en 1986, a los estudios de la Sun en Memphis, junto a Johnny Cash, Jerry Lee Lewis y Roy Orbison en el álbum Class of '55. El disco era un tributo a sus años en esa discográfica y, específicamente, al grupo Million Dollar Quartet formado por Perkins, Presley, Jerry Lee Lewis y Johnny Cash que realizaron sesiones improvisadas, hoy ya clásicas, que fueron grabadas el 4 de diciembre de 1956. Grandes álbumes para los aficionados y melómanos. 

Tirando de hemeroteca descubrimos las siguientes puntualizaciones: 

En 1985 lo incluyeron en la Nashville Songwriters Hall of Fame y en 1987, el reconocimiento de su contribución a la música le vino al incluirle en el Rock and Roll Hall of Fame, un museo dedicado a los artistas más influyentes del rock and roll. Su "Blue Suede Shoes" fue elegido como una de las 500 canciones más famosas del rock and roll y se le concedió un Grammy especial a su relevancia histórica.

Su último álbum, Go Cat Go!, fue lanzado en 1996 y en el mismo colaboraron muchos de los artistas ya nombrados junto a otros nuevos como Paul Simon, John Fogerty, Tom Petty y Bono.

Un rockero como Carl Perkins, se fue relativamente joven, murió a la edad de 65 años a causa de un cáncer de garganta después de sufrir varios ataques. Fue enterrado en el cementerio de Ridgecrest en Jackson, donde se puso sus zapatos de gamuza azul. Podría volver a necesitarlos allá donde fuere. 




Comentarios

  1. ¡Estos artículos sobre músicos que nos escribe, señor Jerry Lee, son fantásticos! Siga con ellos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…