Ir al contenido principal

"Septiembre y el dragón de Komodo"

"Septiembre y el dragón de Komodo"

El verano se agolpaba en las fechas del calendario de sobremesa que tenía en su despacho. Septiembre de tacón de aguja salía al reencuentro del verbo cotidiano y la frustración diaria era vestido corriente en los rostros del metro. 
Septiembre cercioraba la real forma del estado vital en los uniformes y en los planes de estudio condensados en libros de texto de euros disparados. Kilos de páginas para quemar un año. Los adolescentes u niños quedan desorientados al cruzar el puente que lleva de agosto al comienzo escolar. 

Las cuentas eran sentidas expresiones de anhelos sin recompensa. La libertad era bocado anhelado en boca de infant terrible y sus sueños de seductor. Hay quien sigue vomitando la esperanza compulsiva del juego para conseguir la gran evasión. Pero el derroche de sus pesos es condena de letrina y su inmóvil estado de necesidad. 

Este año, Septiembre, caía con la desmesura del calor ignorado en la estival campaña.  Plomizo como el que rebusca en las líneas de una novela negra la tensión de la secuencia. 


Respirar era un lujo y los lujos no le eran permitido. Cincuenta años a remolque de las satisfacciones de su esposa y los caprichos ridículos de sus hijos. Reprimido en la labor constante de los años, ni siquiera un desliz fue consensuado para su disfrute porque su suerte era pagana, y los dioses nunca quisieron saber nada. Andrés se llamaba y el chascarrillo le iba al hilo de su persona: "por el interés te quiero Andrés". Con el sambenito quedó y el dicho era lema constante en el barrio donde habitaba. 

Siempre soñó con un velero llamado Libertad como la canción del cantautor conquense José luis Perales. Su risa destemplada reflejaba la pulsión del valor derrotado. Los ojos eran paisaje triste de viento y temporal. La versión del antihéroe impregnaba de un matiz suficiente su estampa. Los años caían destemplados y su estepa cada vez más reseca. Los silencios eran cada vez más profundos como alberca misteriosa en aguas negras. Su mente se sumergía cada vez dentro de la alberca que humedecían su mente. La vida era recuerdo y los suspiros, bien podían ser de España entera, marcaban los minutos de sus días. 

Era un laberinto sin escapatoria, los dragones de Komodo eran su único aliciente. Vetustos animales que su solitaria y enigmática fiereza era consuelo del maduro Andrés. Envidiaba la fortaleza e independencia de los dragones como el impulso y la velocidad de los mismos. Todas las mañanas acudía al Parque a verlos. Era ya, su única salida. La certera solución para escapar de su postrero verano y su incipiente otoño. No quería pensar en el invierno. 


Los rotativos y los medios expandieron la noticia. Los programas de sangre rosa y mirada indiscreta escarbaron entre las últimas consecuencias de sus apellidos. Andrés había sido devorado por los dragones de komodo supuestamente, en uno de los pocos descuidos de los vigilantes del parque zoológico. Sus ropas, pertenencias y documentación habían sido encontradas, hechas añicos y con sangre en derredor. Huesos y amasijos de carne comprendían el escenario brutal. 

Escapó con la violencia y la pasión que anhelo en su vida. Se deshizo de las formas para vivir en un mundo inventado. Libre de ataduras. Sin testigos ni acusadores. Sin caraduras ni gente aprovechada. Los dragones de Komodo su salvación y como ellos fue un varano solitario que gustaba zambullirse en el agua. Correr de vez en cuando, cambiando el ritmo a los pocos metros. Y como ellos las Islas Timor eran su refugio como el póster enmarcado que tenía en la habitación que hacia las veces de trastero.

 Andrés el de Komodo, como le conocieron en el barrio. 



Comentarios

  1. Sobrecogedor relato con el que comenzar septiembre pensando.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…