Ir al contenido principal

"Al encuentro de Robert Capra"

Rock"Al encuentro de Robert Capra"


Llegó el 23 de Abril, día del Libro, fecha obligada en los almanaques de cualquier preciado aficionado. A eso, había que sumar que Robert Capra tocaba en una librería de Madrid en la librería Antonio Machado. Así pues, que mejor homenaje a la cultura que mezclar libros y música. Me pertreche del valor para cruzar la frontera como uno más de los personajes de las canciones del country folck. Mejor, que un término muy en boga, pero que no acabo de asimilar como es la Americana music.  

Al principio Robert se le notaba como vaquero en territorio hostil, desubicado entre los estantes, anaqueles y pilas de libros. Realizando una pequeña introducción al ensalce de la novela americana y sus historias, para comenzar su mini concierto. 

Una primera toma de contacto para que los visitantes tomásemos perspectiva. Con Redemtion song, la segunda del repertorio, famosa en la voz del maestro integrador Bob Marley, pudimos escuchar la osadía del cantante al llevarla a su terreno de pantano espectro y botas polvorientas. Recuerdo a Capra haberle visto ya varias veces en unos conciertos matinales a los que asisto como parroquiano de domingo. Siempre humilde y en un segundo plano, dando mayor protagonismo a sus compañeros de actuación. Ayer, sin apoyo de banda, se zambulló en las aguas turbias del Mississippi   con la gallardía de un fuera de la ley, fue creciendo y su voz se fue haciendo con el lugar, para que ningún forastero pudiera intimidarle. 

Se zafó de la mala acústica y de unos pequeños percances en su amplificador. Pero prosiguió con su actuación. Otra versión que llevó a su terreno "one" del grupo irlandés U2. Debo decir que, arriesgado. Sobre todo conociendo la versión de una gran cantante como Mary J Blige. De nuevo, Robert lo volvió a hacer y nos traslado a una nueva frontera. 

Con todo, la sorpresa creció porque los asistentes estábamos satisfechos pero personalmente nos faltaba descubrir lo mejor. Sobre todo porque el mismo efecto produjo entre los compañeros y amigos que tocan asiduamente con él, como mi amigo JC Sánchez o  David Mad Mayer. El efecto de la composición de sus propias canciones y como las ejecutó fue excelente. Un descubrimiento en la veta  del oeste. "Forty five" o "Like Stone" eran o mejor dicho son, pruebas del clasicismo y gusto del artista. Con una pistola del calibre 45 nos asesinó con un regusto a polvo y cruda realidad. Así espero que trasladen sus notas a la revuelta de las 45 revoluciones por minuto. Ejercicio creativo el del Sr. Capra que, creo seguirá cultivando a través de una evolución constante y vital como las historias que nos quiere mostrar entre las calles de la vieja ciudad, como un forajido que se escurre de la realidad y se adentra en el lado purista del country folck. 

Mencionar también su buen hacer al tratar las canciones del maestro, el hombre de negro, reivindicador de las condiciones de las presiones americanas. Despidiendo la jornada con su revolver y su futuro single "Forty five". Dejándonos un poso de reminiscencias a lo Levon Helm. 

Al final se me olvido el motivo del día y en vez de un libro con un disco del gran Jhonny Cash marché a mi hogar. 

Me despido ya invitando a mis queridos lectores a que vayan a ver a esta clase de supervivientes del rock and roll. Parada y fonda de autenticidad. Robert Capra tocará el próximo domingo con mi amigo JC Sánchez en las veladas de tarde, en un nuevo garito para la ocasión. Y Jc nos animará la noche del sábado en un local mítico de Madrid. Así pues no huyan, calcen las botas y sus mejores ganas y disfruten del rock and roll. Eso, una buena compañía y un trago de bourbon y la próxima parada será Memphis. 

JaviJerryLee@2015






Comentarios

  1. Libros y canciones, letras y músicas, no están alejados entre sí. Creo, señor Jerry Lee, que escogió una estupenda manera de celebrar el Día del Libro. ¡Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…