Ir al contenido principal

"Miedo futuro, paliza constante"

"Miedo futuro, paliza constante"


Las heridas rotas de su memoria. El brazo partido de su dolor. Amnésica consecuencia de la ceguedad del amor o del miedo enquistado al futuro incierto. No quería dejar al albur la soledad de sus cuarenta y tantos. Su refugio la esperanza del hombre bueno que conoció. Lamentaba el reproche y la confrontación. Por eso no escarmentaba por cada golpe recibido. El compromiso del rechazo no era apercibido por su corazón. Y más si terceros lo veían y clamaban su abandono. Por duro que fuera no era menos cruel que el collar que atrapaba su relación. Dependiente del afecto despótico del hombre que la embelesó. Descarte afectuoso de las posibilidades que obvio. Los rosales con espino eran inocentes espigas que guardaban ira a flor de relación. 

Con la crecida de los problemas en crisis laboral, el sinsentido se hacia sentido en los tragos de un ron con cola. Varios cuba libres después los hielos eran pedradas al alma y el sabor era la agria lágrima de una paliza de desvaríos. La rebelde hombría del cobarde enmarcada en los puños y los brazos. Tatuada en el cuerpo de la mujer, de mil lamentos emprendidos y sonrisas dispersas por su cotidianidad. Los platos rotos de la desilusión no eran suficientes para abandonarle. Aún había vajilla suficiente y el ajuar era motivo de aguante. Quizás debía no dejar nada a la improvisación pero el arte desconocido del mal trago y la sorpresa de las mil salidas, la dejaba descolocada en un lugar que no era apropiado para su fin. Por mucho rincón de pensar y nuevas broncas o conversaciones susurrantes, no veía solución a lo inapropiado de la situación. Se derretía como chocolate en boca de deseo al escucharle decir "te quiero". O al contacto de unos juramentos que caían en el pozo de los olvidos. Promesas de cambio de errante sentir que percutían en su mente como señuelo del cazador para atrapar la presa. Las credenciales de su presencia eran el firmamento de su miedo. La presencia de la soledad abortaba el abandono. La temeridad de la huida el error de su violencia. Era alimento de su alma, y devorada necesitaba sentirse. 

La plegaria del advenimiento del hombre nuevo no era escuchada y los divos efectos que inmolaban su culpa eran brasa de nuevo abrazo. De cadena en su corazón y de galera condena en su vida. Brutal premio para su cariño constante y esforzada resignación de los tiempos cambiantes. Persigno su rostro cada mañana como juramento ilusorio. Como credo al que enfrentase la ingratitud del odio. Lema signatorio en el umbral de la desesperación. Y su valor no era valor, sino agua turbia de desgana y sucia pasión. Golpe constante en su sien. Las cábalas de su interrogante. La negativa del miedo imposibilitaba la posibilidad de aires nuevos en su corazón abatido. 

Y así seguía luciendo la colada en el tendedero, las camisas planchadas y la cena dispuesta, no fuera ser un mal trago no tenerlo todo listo. Mañana volvería a amanecer sobre las aceras calientes de la gran ciudad, mientras la fría cotidianidad escondía los dramas del corazón. 

JaviJerryLee®2015. 10 de junio. 




Comentarios

  1. ¡Qué horror los malos tratos! Ojalá todas las víctimas tuvieran la "posibilidad de aires nuevos en su corazón abatido" y disfrutar la vida (buena) que, sin duda, merecen.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…

"Sigue habiendo tocacojones"

El destino programado en la sien como la obsolescencia programada en los cacharros tecnológicos que nos rodean. 
Enciendo un cigarrillo y recuerdo los olvidos de un pasado que yace en los rincones mentales, con la única esperanza de un futuro donde la salud respete la senectud del escéptico tipo que visto. 
Como si Tom Waits vomitase las palabras de los náufragos de la cuidad sobre mi pensamiento. En este atardecer de perdedores sin rostro cuando los atracadores tocan los cojones a los sueños. La rabia se revuelve en los contenedores de los olvidados. Última vez de la certeza de poniente con la sonrisa encendida me sirvo un whisky frío que atempere mi desesperanza. 
Tom Waits sigue construyendo la realidad que no quieren ver con la tonalidad abrasada de su garganta. 
Ella en algún lado de la ciudad espera. 
Vomito mi locura sobre el pecho de los innumerables tocacojones que reparten su arrogancia e increpan a los demás sin importar las consecuencias de los derivados en salarios de negro y …

"Paso de cebra y Cataluña también"

3deoctubre2017De vuelta de mi paseo matutino por el parque con mi perra, nos detuvimos en un paso de cebra. Ante el estupor de los hábitos presenciados y de la poca solidaridad ciudadana con los viandantes, no tuve más remedio que increpar a los cinco coches que habían pasado hasta que el sexto freno en seco. Poco respeto y la solución a destiempo. Pero al menos, se solucionó el entuerto dentro de la legalidad de las normas viales de tráfico. 
Eso mismo creo, está pasando con el problema Catalán, por llamarlo de alguna manera. 
El monarca compadece en los medios con su discurso de unidad más tarde de lo necesario. Espero la reacción sea positiva y apropiada. 
El presidente de gobierno, no sé si estaba esperando a que el flan de los nervios estuviera horneado y bien hecho.  Pero todo ha sido gelatina ante una determinación fallida y una espera, como casi todo en su política. Un dejar pasar el tiempo haber si los problemas se olvidan o caen en saco roto. O quizás surja del caldero la poció…