Ir al contenido principal

"Despecho"

"Despecho"

Se percató de su obsesión. Se engrandeció el pasado verano al contemplarla en bikini. La opulencia de la carne en cuerpo de pecado. Sus noches revolcado en la luna elucubrando y embadurnando su cuerpo de sueños entre aceites, cremas y perfumes. 


Obsesivamente la presencia de ella iba llenando todo. Lo que primero fueron segundos pasaron a rellenar la paleta sombría de su tiempo. Los minutos fueron horas. Y su agonía su silencio. 

En el metro la vio con pantalones ceñidos. Ajustando su culo al espejo de su deseo. La desesperación con firma de suspiro, verla corriendo llegar. Mientras sus pechos carnosos botaban. Jugando con la forma de su esencia. 

No podía resistirlo. Hichkok a su lado era juguete roto. Pero su cordura descarrilaba a cada golpe de calle. No había canción que calmase su ira y deseo. Animal salvaje que crecía en la coyuntura del destino de la mujer que creía amar.  A cada reproche de calle, a cada recodo de tiempo la volvía a ver. Jamás la abordo. Su letanía de miedo y vergüenza le oprimía. No le permitía la naturalidad precisa de un hola. 

Incluso aun en tardes nubladas gustaba de gafas de sol. La opresión insistente de su corazón le estaba volviendo loco. Empezaba asimilar por conceptos estudiados las poses del Lobo estepario. Incluso Herman Hesse se hubiera inspirado en el para la realización y caracterización del personaje. 

Su delirio le había llevado a la persecución y a escarbar en la intimidad calmosa de la dama. En el inocente letargo de una mujer confiada y tranquila. Volviendo sobre sus pasos como cazador insatisfecho. Cualquier pensamiento racional se eclipsaba ante tamaño gesto de ignoto animal. Habitando el desamparo en la habitación de sus miedos y fantasmas. A pesar de toda la pared empapelada por numerosas chicas rubias. Ya se nubló el ocaso de su deseo. Ya no era nítida su mujer amada. Regazo de duda. Helecho desesperado de confusión y bruma. A golpe de despecho la fijación se volvía etérea y sin forma de mujer determinada. 

Ciclón de intemperie y holocausto. El drama iba cerniendo se como la sombra grotesca de una ciudad abandonada. La ruta cristalina y vacía se iba llenando del mescal de sus sentimientos. A pesar de los versos rotos reposando en el fondo de su papelera. Su obsesión sin ritmo de continuidad era el poema hecho mujer entre las manos de su gesto. Entre las palabras cautiva de su cárcel maldita. 

Sonó mi telefono. Mi cita con el sicólogo era el recuerdo que presagiaba como sol de mayo. Petrificado por un instante en el espejo mi voz se asusto. Paso in suspiro. Anude con firmeza el nudo de la corbata. Recogí de la silla la chaqueta azul del traje. Cerré despacio la puerta y marche a mi cita. Tras de mí los miedos y fantasmas. Los pliegues irreales de la realidad soñada. Tras de mi el lobo estepario que puede asaltarnos en cualquier momento desesperado y arruinar cualquier existencia. 


Por eso, por favor aten las ansiedades y a los peligros y vocingleros pónganles un bozal. No hay nada como prevenir los peligros señores ministros. 


JaviJerryLee®2016
Septiembre 




Comentarios

  1. Bienvenido de nuevo, señor Jerry Lee. ¡Ya le echábamos de menos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…